Doc and Mharti, los nombres originales de Rick y Morty

Doc and Mharti

La historia de Rick y Morty no comienza como muchos creen. La idea original de su creador Justin Roiland era la de elaborar una parodia de la clásica trilogía del cine de ciencia ficción Volver al Futuro.

Sin mucho que perder en aquella época, Roiland creó un proyecto llamado The Real Animated Adventures of Doc and Mharti (Las reales aventuras animadas de Doc y Mharti), donde mostraba ya a los dos protagonistas de nuestra serie favorita como una idea bien definida pero menos prolijos en cuanto a dibujo y estética, además de un contenido mucho más adulto y polémico.

En un principio colgaba los episodios en su sitio web RoilandTV.com, y con el paso del tiempo con plataformas como youtube o vimeo, esta serie de aventuras alcanzó una popularidad bastante considerable. Sin embargo, Roiland intentó sin éxito en varias ocasiones vender su creación a distintas cadenas de televisión, pero estos al ver una animación de contenido tan explícito le negaron la posibilidad una y otra vez.

Rick y Morty original

Ahí es cuando este talentoso productor se da cuenta que sus personajes habían pasado de ser una copia bizarra del Dr. Emmett Brown y Marty McFly, a tener personalidad propia. Es decir, de prototipo en prototipo, Doc Smith y Mharti Mc Donhalds ya no eran más imitaciones sino que se habían convertido en personajes con cualidades únicas y originales.

Se asocia con Dan Harmon, famoso escritor de televisión, mejoran los guiones, pulen la calidad de sus animación, y procurando no perder la esencia del show, reducen el contenido explícito a mostrar en pantalla. De esta manera adquiere los derechos la cadena Adult Swim y produce 11 episodios que conforman la primera temporada.

Es así como nace Rick and Morty, una serie animada que relata las aventuras de Rick Sanchez, un genio científico adicto a la bebida y su nieto Morty Smith, un joven de 14 años influenciable y con problemas de autoestima, donde dividen su tiempo entre la vida familiar y los viajes intergalácticos.
Con tecnología de Blogger.